Todos queremos refrescarnos y divertirnos

captura
Compartido

Con la llegada del verano y del calor entran ganas de refrescarse. Pero además suele acompañar una sensación de vacaciones que hace que uno busque divertirse. Por  eso, los parques de agua son una gran opción para niños y adultos. Estos parques tienen atracciones que pueden hasta dar un poco de miedo a los menos atrevidos, sea por la altura del tobogán y las escaleras que hay que subir hasta alcanzar el punto de partida; sea por las curvas dentro de un tubo que no sabemos bien donde termina. Y además, en los días más calurosos, el parque se llena de gente, de colas, de niños gritando, de suelos mojados y resbaladizos. Si estamos en plena forma, no hay problema, es parte del plan. Pero, ¿cómo disfrutar del agua y de estas atracciones si uno está en silla de ruedas? ¿o si una sobre-estimulación puede provocar una crisis nerviosa? En definitiva, ¿qué opciones tienen  aquellas personas que por su discapacidad física o intelectual no pueden hacer uso de los parques acuáticos?

En San Antonio (Tejas, Estados Unidos) han abierto el primer parque acuático totalmente accesible para todas las personas, de todas las edades y capacidades y discapacidades. Es el parque llamado La Isla de Inspiración de Morgan (Morgan´s Inspiration Island). Ha abierto sus puertas este mismo verano 2017, con atracciones e instalaciones pensadas con y para las personas con discapacidad. Pero la idea es que todo el mundo disfrute del parque, para que la diversión no sea excluyente sino inclusiva, donde la diversidad de personas que componen la sociedad disfruten juntas de un día de agua y diversión.  Este parque ha sido construido sin ánimo de lucro, por lo que las personas con discapacidad puede acceder sin coste alguno. La construcción ha sido posible gracias a la donación de 17 millones de dólares de una fundación privada, que ya en 2010 construyó el parque de atracciones accesible El Mundo Fantástico de Morgan (Morgan´s Wonderland).

Imagen niña disfrutando atracción

El diseño de este parque ha contado con la contribución de consultores especialistas en parques de agua, doctores, familiares de personas con discapacidad, cuidadores, terapeutas y personas con discapacidad. El parque cuenta con seis atracciones principales, entre las que se encuentra por ejemplo el Arrecife de Arcoíris, cuya característica particular es que el agua no es fría, dirigida a aquellas personas cuyo cuerpo no tolera bajas temperaturas incluso en días calurosos de verano. Todas las atracciones son accesibles en sillas de ruedas. Además, el parque ofrece pulseras de localización para evitar que nadie se pierda, y cuenta con zonas privadas para aquellos que necesitan retirarse de la multitud en cualquier momento. De todas formas, el número de personas que puede acceder al parque el mismo día es limitado, para evitar aglomeraciones y permitir la fácil movilidad de todos.

Un servicio  innovador del parque son las sillas de ruedas disponibles para aquellos que lo necesiten. Son sillas diseñadas especialmente para el parque, para que puedan mojarse y evitar así dañar las sillas personales de los usuarios. También ofrecen bolsas protectoras para aquellos que lleven ventiladores o tanques de oxígeno. El parque cuenta con dos secciones de primeros auxilios, señalización en braille y una maqueta en 3D del parque,  y área de descanso para los perros guía.

En definitiva, es un parque de agua que se diseñó teniendo en mente la diversidad de personas que componen la sociedad.  No es un parque acuático para personas con discapacidad, sino un parque para todos  puedan interactuar, divertirse y refrescarse en verano.

 

foto de Cristina Lopez Mayher

Cristina López Mayher, Técnico Comercial y Economista del Estado, con un máster en Gestión del Desarrollo Internacional por la American University (Washington DC).

Si quieren leer más artículos de Cristina pueden acceder a su blog AQUÍ.

Compartido
Categorías
Calendario de eventos